Desarrollos tecnológicos para uso Espacial

La CONAE ha tenido desde su creación el compromiso de apoyar el desarrollo tecnológico del país desde las diversas actividades que realiza y acompañar los procesos sociales, económicos, ambientales y productivos ante los nuevos desafíos del siglo XXI, jugando un rol protagónico en la creación de nuevos conocimientos derivados de la actividad espacial y la aplicación de éstos al desarrollo del país con independencia tecnológica, y un dominio completo de las tecnologías de uso espacial, y en el marco de la autonomía, construir y poner en órbita sus propios satélites con lanzadores nacionales.

El camino hacia el dominio de esta tecnología, que al igual que la nuclear, requiere de desarrollos avanzados y estrictas normas de calidad, impulsa a los ámbitos científicos, técnicos e industriales hacia altos niveles de calidad que luego se propagan a otros sectores. Los resultados de las nuevas tecnologías han promovido, en todos los países que tienen actividades espaciales significativas, desarrollos de muy alto valor agregado en la cadena productiva. Argentina no es una excepción, habiendo promovido, y debiendo continuar en esa tarea, el crecimiento y la creación de nuevas empresas, que pueden pasar de ser proveedores según los requerimientos de CONAE, a creadores de nuevas tecnologías y exportadores de altísimo valor agregado.

El accionar en el campo de las actividades espaciales contribuye a fortalecer los aspectos fundamentales del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) tales como recursos humanos, infraestructura, organización, articulación y coordinación, potenciando su capacidad para atender demandas ambientales productivas y sociales, optimizando el uso de los recursos disponibles.

Asimismo impulsa el desarrollo de la industria nacional ampliando su ámbito de competencia a nivel internacional con el aporte de alto valor agregado en su cadena productiva dominando tecnologías críticas en el área espacial, difíciles de obtener en el mercado mundial. También posibilita al ámbito científico-tecnológico nacional el acceso a nuevos conocimientos y a la creación de carreras específicas y especialidades relacionadas, abriendo fronteras que deben ser exploradas.